Misa en Memoria por el Padre (+) Humberto Anwandter

Misa en Memoria por el Padre (+) Humberto Anwandter
Montahue, lunes 30 de julio del 2018

Saludo Inicial
Hermanas y hermanos, queridas familias: Bienvenidos a Montahue, tierra de encuentro y lugar de salvación.

Introducción
Nos hemos reunido en este día lunes por la tarde, para celebrar la Eucaristía en memoria por nuestro querido Padre Humberto Anwandter, por su encuentro con el Señor, y también nos podemos imaginar su encuentro con el Padre Kentenich y con el Schoenstatt eterno.

Al mismo tiempo, queremos agradecer por el regalo que significó para toda la Familia de Montahue y para la Familia de Schoenstatt en general, tenerlo en medio nuestro, en nuestra tierra. Perteneció a la generación fundadora, a la primera legión, caso preclaro, gran sacerdote, hijo predilecto del Padre y un transparente de Dios.

Le conocemos cinco libros, muchos artículos y testimonios sobre nuestro Padre y Fundador, invitado a muchos países, no sólo por ser un gran estudioso de la vida y pensamiento del Padre Kentenich, sino porque además, tuvo una relación muy personal y cercana a él. En todas sus charlas o conferencias, y también cuando presidía la Eucaristía, solía incluir alguna oración del “Hacia el Padre”. Con su propio testimonio de vida nos invitaba a vivir con fidelidad la Alianza de Amor con la Santísima Virgen, un gran acompañante espiritual, entre muchos otros encargos de la Mater, fue asistente del Instituto Hermanos de María y la Federación de Familias de Schoenstatt y asesor de la pastoral del Clero de la Arquidiócesis, de trato muy respetuoso, siempre disponible para un sabio consejo, cercano, muy filial.

Que su partida nos permita reflexionar sobre nuestra propia vida, sobre cómo estamos viviendo nuestra alianza y esto nos motive y despierte el entusiasmo por encarnar al hombre nuevo en la construcción de un nuevo orden social, a partir de nuestras propias familias.

Pidamos al Señor en esta eucaristía, que avive en nosotros el espíritu de la Alianza de Amor, ofreciendo nuestro esfuerzo por la propia autoeducación, a crecer en la conciencia que hemos sido escogidos como instrumentos para ser fieles a la misión y unidos como Familia de Dios.

Con alegría, nos ponemos de pié y cantamos junto al coro, para recibir al Padre Mauricio Aguayo, quien preside nuestra Eucaristía y a los Padres Edgardo Ojeda, Ricardo Valencia, Cesar Bello y José Cartes.

ACTO PENITENCIAL

Señor Jesús, te pedimos perdón por no estar atentos a la voces de Dios, que nos trae tu mensaje para nuestros tiempos y nos expresa la voluntad del Padre. Señor ten piedad.

Señor Jesús, perdón por nuestra pobre contribución al Capital de Gracias y nuestras faltas de fidelidad en el servicio a los demás. Cristo ten piedad.

Señor Jesús, te pedimos perdón por nuestra débil vinculación al Santuario, nuestra fuente de gracias y lugar de transformación. Señor ten piedad

ORACION UNIVERSAL

1. Oremos por el Santo Padre, el papa Francisco, por sus intenciones, para que acojamos su mensaje con mucha esperanza, y que el Espíritu Santo le ilumine en la conducción de nuestra Iglesia, a través de la palabra, cercanía y entrega apostólica. Ayúdanos a vivir este difícil momento de nuestra Iglesia, con fidelidad y filialidad según sea nuestra propia vocación, que nos permita entregar un alegre y coherente testimonio del amor redentor de Cristo por todos y cada uno de los hombres. Con María roguemos al Señor

2. Por los enfermos en nuestras familias y comunidad, por quienes carecen de trabajo, por los más pobres y necesitados, en lo material y espiritual, para que en el Señor encuentren paz y esperanza, y en nosotros su ayuda solidaria. Con María roguemos al Señor

3. Por todos nuestros familiares, amigos y hermanos en la alianza fallecidos, especialmente pedimos por nuestro Padre Humberto Anwandter, quien ha partido al encuentro con el Señor en el día de ayer, y que con mucho cariño y gratitud lo tenemos presente en nuestras oraciones, por toda su entrega a nuestra Familia de Montahue. Con María roguemos al Señor

4. Por la canonización de nuestro Padre y Fundador, que su espíritu, carisma, filialidad y amor a la Iglesia sean los rasgos que nosotros, sus hijos, podamos vivir, y demostrar en la vida diaria que él ya es un Santo de nuestro tiempo. Con María roguemos al Señor

5. Pidamos para que el Espíritu Santo ilumine los corazones, y fortalezca las voluntades de los jóvenes, para que, acogiendo su llamado, lleguen a ser los Sacerdotes, Religiosas, y Consagrados que entreguen sus vidas al servicio del evangelio y al cuidado de nuestra Iglesia para mayor gloria de Dios. Con María roguemos al Señor

6. Pidamos para que en este tiempo jubilar del año del Padre José Kentenich, mantengamos nuestro corazón abierto a la gracia, que permita la acción e irrupción del Espíritu Santo en cada uno de nosotros, renovando para nuestro tiempo la fidelidad, radicalidad y confianza en la Providencia, la misma que tuvo nuestro Padre Fundador al sellar y vivir la Alianza de Amor con María. Con María roguemos al Señor

7. Padre Bueno, te pedimos por nuestra Familia de Montahue, para que alimentados con la eucaristía e iluminados con tu palabra, podamos aspirar a la santidad de vida. Y para que, desde el Santuario, seamos fieles en la alianza, nos ayudes vivir en unidad entre todos los miembros y comunidades de nuestra familia, y así podamos ser fieles y fecundos instrumentos y discípulos de Cristo y María en medio del mundo de hoy. Con María roguemos al Señor

8. En un momento de silencio, ofrezcamos nuestras intenciones, preocupaciones y alegrías. Aquellas personas que llevamos en el corazón y que traemos a esta Eucaristía…. Con María roguemos al Señor

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *