Día del Peregrino en Montahue

Bajo el lema

“EN EL CORAZÓN DE MARÍA AMAMOS A LA IGLESIA”

Este sábado 24 de noviembre, recibimos alrededor de 600 peregrinos en Montahue. Ellos una vez más vinieron a dar gracias a nuestra Mater por las gracias recibidas y a encomendar entre otras, el tiempo que viene.

Hubo trabajo grupal de reflexión en relación al lema, el rosario luminoso que a todos nos cautiva una y otra vez, después compartir el rico pic-nic y luego a preparar nuestros corazones mirando cómo se elevaba un hermoso ramillete de globos blancos y celeste que portaban una hermosa cruz y que se perdió en el maravilloso cielo azul del que también disfrutamos. Continuamos con una hora de esparcimiento, que en esta oportunidad fue disfrutar de la música y el entusiasmo de la Tuna Mayor de la Universidad de Concepción. Avanzaba la tarde y ahora para aquietar nuestros corazones, la procesión en la que participamos todos los presentes. Hermosas flores rodeaban a la Mater instalada en el anda, custodiada por 5 carabineros de la Comisaria de San Pedro, incluso con un retén móvil; y la última actividad, la Santa Misa presidida por monseñor Fernando Chomalí G., acompañado por el P. Felipe Bezanilla y 3 Diáconos. Inició agradeciendo cariñosamente el trabajo que la Hermana Ivonne realiza en la arquidiócesis y que sin dudad es el motor de esta campaña. También apoyado en el lema, nos entregó un profundo mensaje instándonos a no bajar los brazos y seguir trabajando por la iglesia.

Felices porque han transcurrido años desde que la virgen camina por Chile y se instala en uno de los santuarios más lindos de nuestro país, Montahue. En su andar ha ido conquistando nuestros corazones. Todos trabajamos activamente en nuestras comunidades, tanto misioneros como peregrinos, necesitamos crecer más, debemos evangelizar más, llevar a la virgen a todos los hogares, para que disfruten de las gracias que ella entrega. Por todo lo anterior invitamos a la Comunidad de Montahue a trabajar en la Campaña, la Mater ¡nos espera! Necesitamos fortalecer vínculos a través del Santo Rosario y la Adoración, tal cual nos pide el Papa Francisco.

Aunque los tiempos se presenten con nubarrones, caminemos confiados en la Mater, ella es nuestro bastón, ella nos apoya, nos sostiene, nos ayuda y nos cobija entregándonos seguridad y amor.

Agradecemos a todo el Equipo que hace posible que esta actividad sea una realidad, gracias por su trabajo incondicional y su compromiso permanente, todos terminamos cansados físicamente, pero con el corazón pleno por la tarea cumplida.

René y Lucía Valdivia

Coordinadores de la CVP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *